9 de octubre de 2009

ESTO SI ES FÚTBOL DE PRIMERA...


La ciudad cuenta desde esta semana con sus dos primeros campos de césped artificial, que se suman a los tres ya existentes en el mundo rural: el anexo de la Juventud y el del Polígono de San Benito. La noticia sin embargo puede pasar para muchos desapercibida entre el maremagnum de entelequias y polémicas de todo corte que adornan el devenir diario del primer club de fútbol de esta ciudad.

Como periodista sé que noticias como éstas no suelen ser demasiado atractivas para los medios, pero como ciudadana me siento tremendamente orgullosa del nuevo enfoque político que se ha dado al tratamiento del deporte en Jerez con inversiones millonarias en nuestros campos de fútbol base, los más olvidados durante demasiados años y que sin embargo constituyen el motor deportivo y social de una ciudad como ésta..

La Asociación de Fútbol Base de Jerez aprovechó el acto para recordar que aglutina a más de 4.000 niños y niñas; y por ende a más de 4.000 familias jerezanas que disfrutan con la práctica deportiva de sus hijos; y esa sí que es la verdadera realidad del fútbol en nuestra ciudad, la del fúbtol base, y el que entienda otra cosa puede caer en la equivocación.

Ya era hora de que se tocaran los campos de los barrios, que como en el caso del anexo de la Juventud rozaba ya el esperpento con vestuarios para los chavales formados tan solo por un pozo ciego y un cañón de agua... El mantenimiento de los campos había campado a la deriva durante demasiados años; por lo que constituye una inmensa alegría para los deportistas menudos y para sus padres que se pueda practicar deporte en Jerez sobre infraestructuras deportivas dignas. Enhorabuena a los clubes del CF Federico Mayo, el CD Zona Sur o el San Benito. Pero atención se anuncian hasta 7 nuevos campos más a lo largo de la legislatura. Jerez no se merece menos...

1 comentario:

Cardo Borriquero dijo...

Como bien dice, una ciudad de primera no se limita a tener un club de fútbol en primera división, sino que debe estar dotada de las instalaciones necesarias para que toda la ciudadanía pueda ejercer deporte. Si bien estoy de acuerdo con que se instalen nuevos complejos deportivos, disto en el derroche de dinero que se hace en estos proyectos.Un ejemplo claro, en el mundo rural, como usted afirma, existen tres campos de césped artificial. El presupuesto que se ha invertido en crearlos podría haber financiado otras campos de fútbol, más económicos, que habrían cubierto la demanda de otras pedanías, barriadas y diseminados rurales. Prefiero que los chavales del mundo rural hagan deporte en un campo que cumpla unas normas mínimas de seguridad a que lo ejerciten en un campo de lujo, mientras los chavales del pueblo vecino van en busca de otros entretenimientos, menos saludables. Y mientras unos juegan, e incluso alquilan las instalaciones para sacar provecho, otros deben saltar la valla del colegio o del instituto, para disfrutar delictivamente lo que por legítimamente les corresponde.